Imágenes de Esciros

El Mediterráneo es aún generoso… En una taberna de Atsitsa pescan las langostas y las ponen vivas en una pecera a la vista de todos, así los comensales pueden elegir los “ingredientes” frescos para sus platos.
Morena estrangulada y abandonada en la playa “Guirísmata”.

También las ostras son para algunos un plato delicioso. Solo hay que tomarse el trabajo de despegarlas de las rocas.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Imágenes de Esciros

Final de obra (4). Barca de pescador abandonada en Kyrá Panayiá.
Final de obra (5). Anclas expuestas en Cook-Nara.
Sin bronceador. Playa de Atsitsa.
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Imágenes de Esciros

Final de obra (4). Barca de pescador abandonada en Kyrá Panayiá.
Final de obra (5). Anclas expuestas en Cook-Nara.
Sin bronceador. Playa de Atsitsa.
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Imágenes de Esciros

Final de obra (1). Carretillas apiladas y abandonadas tras la labor plurianual de remodelación del castro.
Final de obra (2). Antiguo arado expuesto en “Muriés”.
Final de obra (3). Pinceles y recipientes de acrílico en el taller de cerámica de la Sra. Eufrosine.
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Imágenes de Esciros (segunda entrega)

La contaminación visual se suma a los demás tipos de contaminación presentes en Esciros. Si bien la empresa estatal griega de electricidad (ΔΕΗ) ha tratado en los últimos años de darle un perfil más verde a su actividad, el tendido eléctrico aéreo sigue siendo la norma en toda Grecia, lo que afea paisajes que, de otro modo, serían maravillosos. Foto tomada en Kastro, Esciros.
El plástico, en todas sus composiciones y tamaños, se ha diseminado por la isla, incluso por las zonas más agrestes, adquiriendo formas literalmente fantasmagóricas.
Signo del consumismo más vulgar, las latitas de gaseosa forman parte de la basura que normalmente se encuentra en las playas griegas. ¿Qué tardará más tiempo en degradarse, esa raíz o la chillona lata de cola? Foto tomada en la playa de Kalamitsa.
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Imágenes de Esciros

Esta vuelta no les voy a mostrar esas bellas imágenes de la isla de Esciros, sino unas fotos de “la otra cara de la moneda”. Esciros está llena de encantos, pero – lamentablemente- también de desencantos.

Las playas de Esciros están contaminadas con residuos plásticos. Lo más preocupante es que esos desechos se convierten en microplásticos y nanoplásticos, camuflándose en la arena. En esta foto se ven las piezas de plástico que mi hija recogió en un par de minutos alrededor del puesto en que habíamos plantado la sombrilla. Es impresionante pensar que esos desechos van a tardar unos 500 años en terminar de descomponerse. Foto tomada en la playa de Pefko, Esciros.
Esta barca de pescadores utiliza decenas de botellas y redes de plástico para pescar. Una de las principales fuentes de la contaminación de las aguas del Mediterraneo por el plástico es la pesca. Cada día una inmensa cantidad de fragmentos de plástico quedan flotando en el mar o son tragados por los peces. Foto tomada en el puerto de Kymi.
Uno de los efectos perversos de la pandemia fue el uso cada vez mayor hasta llegar al abuso del plástico. Sin que hubiera una razón de peso, las tabernas griegas dejaron de ofrecer botellas de agua de litro y medio y pasaron a servir el agua en botellas de un litro. De esta forma, el desperdicio diario de plástico difícilmente reciclable aumentó considerablemente. Foto tomada en una taberna de Aspús, Esciros.
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Conversatorio de Eutanasia: Derechos y Final de Vida

El lunes pasado participé en un conversatorio en línea organizado por un grupo argentino dedicado a promover el debate sobre la necesidad de contar con una ley de asistencia a la muerte voluntaria y digna en nuestro país. Uno de los promotores de ese grupo, a la vez que coorganizador del evento, era Carlos Soriano, un médico y escritor que elabora desde hace unos años una propuesta de legislación de eutanasia a raíz de una experiencia emblemática que ha tenido con un joven paciente afectado entonces por esclerosis lateral amiotrófica (ELA): el mayor deseo de ese joven era morir dignamente para abandonar de una vez por todas ese cuerpo que ya no respondía más a sus legítimas aspiraciones, y esa vivencia ha continuado siendo desde entonces el aliciente de los esfuerzos del doctor Soriano en esta materia. Tuve la suerte de conocer a Soriano hace unos años, mientras presentaba mi libro Eutanasia y autonomía en la Maestría de Bioética de la UNC, y desde entonces nos ha unido un fructífero intercambio de ideas.

Entre las presentaciones de las coordinadoras, Viviana y Cuqui, y la de los ponentes (aparte de mí estaba la psiquiatra Grisel de Pascuale, que habló del dolor y el sufrimiento en el marco de la salud mental) fue poco el tiempo que quedó para responder a las muchas inquietudes que los oyentes nos hacían llegar por el chat a medida que hablábamos. Quiero dedicar esta entrada, aunque más no sea, a recordar algunas de esas preguntas.

Uno de los puntos para mí más notorios de todo esto es la avidez de la ciudadanía en general por discutir estas cuestiones médico-filosóficas de un modo abierto y serio.

Ese deseo por ahondar en estas cuestiones bioéticas se acompaña de muchísimas dudas específicas, lo que a mi entender muestra a las claras la conveniencia no solamente de seguir organizando debates, sino también de poner en marcha campañas de información. Por ejemplo, muchos participantes preguntaban si debían firmar sus directivas anticipadas ante escribano público. Como la ley en Argentina que establece y regula estos derechos del paciente ya va a cumplir diez años (la ley 26.742 fue de hecho sancionada en 2012), creo que lo más adecuado sería difundir toda la información disponible de manera clara, exhaustiva y fundada mediante folletos, videos, etc.

De todos modos, en un momento el doctor Soriano hizo un comentario que me llevó a pensar que no se trata de organizar tan solo buenas campañas informativas para la ciudadanía, sino que es particularmente importante poner en marcha ciclos de seminarios de capacitación y actualización para los profesionales de la salud. Esto que digo no es nada escandaloso: hay millares de médicos, enfermeros, paramédicos, etc., que han concluido sus estudios hace 20, 30 o más años, y que pueden ignorar o tener una idea muy imprecisa de la legislación más reciente.

Quisiera dar un ejemplo muy concreto. A partir de la ley 26.742 que apenas mencionaba, el paciente argentino tiene el derecho de no iniciar o, eventualmente, de interrumpir un tratamiento que considere contrario a lo que es para él o ella la buena vida y, por ende, la buena muerte. O sea, un enfermo de cáncer terminal bien puede decidir interrumpir la terapia que le propone el médico que lo trata por considerar que es mejor usar las pocas energías que le quedan para emplearlas en otras cosas más importantes como pasar más horas de calidad con sus seres queridos. Igualmente, un paciente grave y con diagnóstico infausto en terapia intensiva está facultado a rechazar todos los sostenes vitales que lo mantienen artificialmente en vida, una vida que puede haberse convertido para el enfermo mismo en un infierno. Ahora bien, el punto es que muchos profesionales del ámbito de la salud en Argentina desconocen el texto de la ley o se sienten inseguros a la hora de interpretar y aplicar sus artículos. (Soriano comentaba que un médico, ante la solicitud de un paciente de interrupción de los tratamientos, exclamó, ¡¿Pero cómo voy a desenchufarlo, eso es hacer eutanasia pasiva?!)

Este fenómeno, por supuesto, no es privativo de Argentina. Por lo que veo, cuando un país legaliza la ayuda para morir dignamente, se vuelve necesario organizar la capacitación de los médicos no solamente en materia jurídica, sino en cuestiones terapéuticas, asistenciales e incluso, muy concretamente, farmacológicas, porque para recetar, preparar y administrar el fármaco que le permitirá al paciente terminar con su vida cuando quiera hay que tener un entrenamiento particular que nadie recibe en los años universitarios. Demás está aclarar que morir y ayudar a morir dignamente es todo un arte.

Tal vez el momento más interesante y polémico del debate se dio al final, minutos antes del cierre. Una doctora que, si mal no entendí, trabajaba en cuidados paliativos defendió la postura según la cual la sedación profunda y prolongada no solamente era algo bueno, sino que no requería el consentimiento informado del paciente. “Lo hacemos para su bien, para bien del enfermo”, dijo (estoy citando de memoria).

El punto central para mí es este. Estar a favor de la ayuda para morir dignamente es estar embarcado en un movimiento cultural, bioético y jurídico muy específico, que es el movimiento centrado en las libertades y los derechos del paciente. Y esto se traduce aquí concretamente en lo siguiente: es el paciente quien debe decidir qué es lo mejor para él o ella. No es posible continuar con el paternalismo médico, en ninguna de sus versiones. Esto no significa desconocer todos los conocimientos que puedan tener los médicos, sus experiencias logradas muchas veces tras intensos años de dedicación a la medicina. Tampoco significa poner en duda la integridad o la buena voluntad de los profesionales de la salud: muchos de ellos desean vivamente que su paciente se cure o que, al menos, no sufra, de no haber ya remedio para su mal. La cuestión es que, en última instancia, quien tiene la última palabra, es ahora el paciente.

Esto quiere decir que en todos los casos en que sea posible, el médico debe hablar con el paciente y debe disponer de su consentimiento informado antes de emprender cualquier intervención terapéutica o diagnóstica.

Claro que hay excepciones notorias: si a un médico le traen de golpe un paciente gravemente accidentado y en estado inconsciente, uno de esos pacientes que necesitan ser operados urgentemente para salvarles la vida, entonces no debe “perder el tiempo” tratando de indagar si el herido alguna vez dejó constancia de su voluntad y de qué tipo era esta. En una emergencia, todos podemos y debemos comportarnos según lo que entendemos es el mejor interés del afectado.

Igualmente, en el contexto de la asistencia paliativa dada a un paciente ya muy desmejorado física, anímica y mentalmente, es posible que el médico se halle en una situación tal que “no le quede otra” más que someter al paciente a la sedación profunda y por un tiempo en principio indefinido, sin que sea ya posible obtener previamente el consentimiento informado.

Ahora bien, estas son excepciones y deben ser entendidas como tales. La regla general es otra y se basa en la toma de decisión del paciente. En situaciones “normales” es el paciente quien debe decidir si quiere ser operado o no, aunque todo esto sea para lo que el médico entiende es su bien; igualmente, en situaciones normales el paciente debe manifestar su conformidad o no con la sedación profunda y por tiempo indefinido, aunque esta medida extrema esté pensada como un acto de beneficencia por parte del paliativista.

Acerca del otro punto, de aquel que se centra en la (permítanme esta calificación) hipocresía o pusilanimidad de las sociedades que recurren a la sedación profunda y por tiempo indefinido, esa que yo denominaría sin más rodeos sedación terminal, ya me he detenido varias veces en este blog y por lo tanto remito al interesado a las notas correspondientes. Estoy pensando concretamente en Francia, que en vez de legalizar la eutanasia consagró el “droit de demander une sédation profonde et jusqu’au décès” (ley 2026-87, del 2 de febrero de 2026), y el precedente que ello ha sentado.

Publicado en Filosofía de la medicina, Filosofía del derecho, Filosofía política, Uncategorized | Etiquetado , , , , | 4 comentarios

Diario de la pandemia (20 de julio de 2021)

Los dos temas que siguen acaparando nuestra atención acá en Grecia son la variante delta del coronavirus y la vacunación. Tengo la impresión de que en esta última semana no hubo cambios sustanciales en ambos frentes, para bien o para mal (se entiende: para bien, si nos concentramos en el primer aspecto; para mal, si en el segundo).

El problema de las variantes del virus –en este momento, de la variante delta, aunque empieza a preocupar también el arribo de la épsilon– es que pueden cambiarnos radicalmente las reglas del juego. Hasta ahora nos manejamos con que delta es más peligrosa que alfa –la variante originada en el Reino Unido que copó toda Grecia a partir de enero–, entendiendo por más peligrosa el hecho de que se difunde con mayor rapidez o, para decirlo de un modo más preciso, el hecho de poseer mayor contagiosidad. Por lo pronto, no parece ser más agresiva con el organismo humano una vez contagiado, esto es, no parece ser más letal. Pero hay una serie de preguntas abiertas y, por lo que veo, los científicos aún no tienen más que respuestas provisorias: ¿si la variante delta es más peligrosa, qué pasa si un número importante de niños se infecta? ¿no podría darse el caso que delta fuera más agresiva con los organismos en desarrollo, como los de los bebés y los niños en edad escolar? Además, ¿qué sabemos del impacto de delta a largo plazo? Más precisamente, ¿la variante india puede llevar a la aparición de más casos de covid persistente (long-covid)? Y, para no seguir ahondando mucho más en el tema, ¿de todas las vacunas que actualmente se utilizan en Europa y en los restantes continentes, puede decirse que su eficacia es al menos igual o muy similar a la constatada respecto del virus “original”, esto es, del que nos llegó sin grandes mutaciones de Wuhan?

Todas estas preguntas no son ociosas ni tienen un valor meramente científico. Los políticos, los empresarios, los directores de escuela… todos nos las planteamos, porque queremos organizar nuestro futuro inmediato, lo que vamos a hacer a partir de setiembre, cuando se acaben las vacaciones y las obligaciones y el fin del verano nos reúnan de nuevo en espacios cerrados. ¿Los chicos van a poder volver a clases? ¿Con qué modalidad, virtual o presencial? ¿Los empleados administrativos van a tener que rearmar sus oficinas caseras? ¿Va a ser necesario tomar medidas “horizontales” que restrinjan una vez más nuestra libertad de circulación?

A decir verdad, todas estas no son ni siquiera preocupaciones para el futuro próximo, sino de lo más candentes. El fin de semana pasado el gobierno volvió a introducir una suerte de “confinamiento express” en la isla de Miconos. Como sabrán, esta isla es uno de los principales destinos del turismo internacional. En un par de semanas, Miconos se llenó de turistas griegos y extranjeros, muchos de los cuales no estaban vacunados ni se les cruzaba tampoco por la mente respectar las medidas del protocolo sanitario: habían ido a darse la buena vida yendo, literalmente, “de fiesta en fiesta”. El resultado fue un aumento alarmante de los contagios y el gobierno prefirió pisar el freno antes de que la cosa pudiese írsele de las manos.

El otro gran asunto, estrechamente vinculado a este, es el de la vacunación. La campaña avanza, pero a un ritmo exasperantemente lento. El gobierno podrá decir que ya estamos alrededor del 60 por ciento de vacunados, si sumamos a los que se han puesto recién la primera dosis y a los que están por hacerlo en los próximos días, pero la cifra más preocupante es la otra, la de los “completamente vacunados”, que todavía no alcanzó a la mitad de la población y se arrastra por el 45 %.

Claro que alguien me puede decir que el gobierno no tiene toda la culpa (hay un sector de la población que aún no se ha puesto la vacuna por simple negligencia, no por oponerse a ella por motivos ideológicos) y también me puede señalar que Grecia no está mucho peor que otras naciones “desarrolladas” (¿se acuerdan de que Joe Biden quería que el 4 de julio de este año coincidiera con la fecha en que los EEUU iban a lograr la otra independencia, la dada por la inmunidad del rebaño? ¡Los Estados Unidos están apenas unos puntos por encima de Grecia en lo que hace el porcentaje de vacunados completamente!)

Yo creo que el gobierno griego, y lo mismo vale para los restantes países de la Unión Europea, no actuó con la rapidez y decisión del caso. Para mí el error fue no condicionar la reapertura que se dio a partir de mayo con la vacunación. O sea, tendría que haberse puesto como condición para volver a la normalidad la primera dosis de la vacuna: si tiene el primer pinchazo, sale de casa, si no, sigue encerrado. Con este método, usado en Israel, por ejemplo, estaríamos en estos momentos arañando la ansiada cifra del 70 %.

Para decirlo más claramente: recién ahora el gobierno dispuso que los espacios cerrados (de un restaurante, de un cine, de una sala de conciertos, etc.) va a ser solo para los vacunados, con el fin de generar así incentivos. “¿Está usted vacunado?, entonces entre, si no, lo siento mucho.” Esta medida, que ahora todos aceptan porque no queda otra, tendría que haberse introducido hace al menos dos meses. No dudo de que entonces hubiesen surgido protestas enconadas por lo draconiano y discriminatorio de la medida, pero hubiese surtido el efecto deseado.

El gobierno sabe que las agujas del reloj no se detienen y que, en el mejor de los casos, le quedan dos meses (aunque yo diría solo seis semanas) para vacunar con las dos dosis a unos dos millones de ciudadanos (de los cuales, al menos un cuarto, o sea, más de 500.000, son adultos en edad de riesgo). De lo contrario, y esto es lo que me veo venir, vamos a tener un otoño más gris de lo esperado.

Mientras tanto, las autoridades evalúan extender la vacunación a los adolescentes de entre 12 y 15 años. Los jóvenes de 16 y 17 años ya pueden vacunarse, y de hecho una familia conocida días pasados registró a su hijo mayor para que se ponga en los próximos días la vacuna prevista para esa franja etaria (la de Pfizer). Yo en principio soy favorable a esta extensión de la vacuna a los adolescentes. Aunque los adolescentes no enfermen tanto de covid como los adultos, es bueno que estén protegidos, para reducir el riesgo al mínimo; además, esa protección va a significar una mayor seguridad para todos: los jóvenes dejarán de ser considerados como potenciales difusores del virus.

Publicado en Atenas, Grecia, Historia, Uncategorized, Viajes | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Diario de la pandemia (14 de julio de 2021)

Últimamente ha surgido un lugar común que se cuela en toda conversación: “Hasta hace unas semanas estábamos bien, parecía que se había ido el virus, que nos iba a dar un respiro al menos durante el verano, pero con la variante delta uno ya no puede estar tranquilo…”.

Efectivamente, la variante de la India puso pie en Europa y desde entonces no ha hecho más que expandirse por el Viejo Mundo a una velocidad inusitada. ¡Se aguó la fiesta que prometía ser el verano! Por este motivo, los gobiernos tienen que tomar ya decisiones que pensaban que podían postergarlas hasta el otoño boreal; los empresarios, pequeños y grandes, de los sectores del turismo y el esparcimiento calculan ya que esta temporada va a ser más magra incluso que la pasada, y la gente común y corriente entiende ya que no va a poder bajar la guardia tal como deseaba.

Para dar una idea más cabal de la situación, les tiro estos datos. Hace dos fines de semana, nos horrorizamos porque el número de contagios diarios empezaba a arañar las mil unidades; el fin de semana pasado ya estábamos hechos a la idea de que los casos no iban a bajar de los dos mil; y ayer superamos la barrera de los tres mil contagiados en un solo día.

Pero esta vez hay una particularidad, y es que la mayoría de los contagios se da entre gente joven. Y eso significa que luego no necesitan ser hospitalizados. En otras palabras: aumenta el número de contagios, pero no se incrementa paralelamente la cifra de las internaciones. Por lo tanto, los otros dos valores que siempre se han tenido en cuenta, el de los intubados y el de los muertos, continúan a niveles bajos, “aceptables”.

Por las noticias que leo y escucho diariamente, este fenómeno no es privativo de Grecia, sino que se repite casi exactamente en los principales países europeos: en todos ellos se difunde a pasos agigantados la variante delta, particularmente entre los jóvenes, mientras que los respectivos sistemas sanitarios siguen sin sobrecargarse.

La explicación que se ofrece es más o menos esta: la población adulta, sobre todo, la población de los mayores de 60 años está bastante bien protegida gracias a las vacunas. De hecho, en casi todos los lugares se repitió un esquema de vacunación basado, entre otras cosas, en la edad. Así, desde enero comenzaron a vacunarse los mayores de 85 años y a medida que se iba cubriendo esa franja, se bajaba en cinco años el requisito de la edad: entonces se pasó a los mayores de 80, luego a los de más de 75 y así sucesivamente.

Hasta ahora, los epidemiólogos griegos y europeos dan por descontado dos cosas: primero, que las vacunas administradas (las de Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Johnson y Johnson) son efectivas incluso frente a la nueva variante delta; segundo, que si bien esta mutación le permite al virus difundirse más rápidamente, no lo hace más agresivo: los jóvenes, que en buena medida son el sector que recién ahora empieza a vacunarse y que, por lo tanto, no cuenta con la inmunidad adquirida gracias a las vacunas, no tiene mayores probabilidades de enfermar gravemente (lo mismo que ha ocurrido con las variantes ya conocidas).

Si estos dos supuestos no son puestos en tela de juicio en las próximas semanas, es probable entonces que los gobiernos europeos se aferren a la política que, detalles más, detalles menos, ya han anunciado. En pocas palabras, la idea es que no debemos asustarnos si en las próximas semanas el número de contagios sube incluso hasta escalar niveles más altos que durante la segunda y la tercera olas; lo importante es que siga avanzando, y ahora a pasos agigantados, la campaña de vacunación porque la vacuna es, por el momento, la única arma efectiva con que contamos para contrarrestar los efectos más dañinos del virus. Se insistirá sobre las medidas básicas como usar barbijo o mantener una distancia de más de metro y medio; se restringirán algunas actividades como la de los bares y la de las salas de concierto, pero la vida normal continuará. La clave estará en otorgarle carácter de obligatoriedad a la vacuna en todos aquellos casos en que sea posible (por ejemplo, para el personal sanitario) y de aumentar los incentivos para vacunarse en todos los demás casos (por ejemplo, no se podrá ir a un restaurante si uno no cuenta con el famoso certificado de inmunidad).

Por lo que veo, algunos países van a ser más prudentes, como los Países Bajos, que ya optaron por reintroducir algunas medidas restrictivas para que el ritmo de contagio siga en valores controlables, mientras que otros, y aquí se sitúa en primer lugar el Reino Unido, han optado por una reapertura total. De hecho, Boris Johnson sigue firme en su decisión de volver incondicionalmente a la normalidad a partir de la próxima semana.

Yo le he dado vueltas al tema los días pasados y sigo pensando lo que ya expresaba en el post anterior. Si no entra en juego una nueva variable, esto es: si la situación sigue desarrollándose dentro de los parámetros que hasta este momento manejamos, entonces no queda otra que seguir vacunando pero sin la perspectiva de volver a una nueva cuarentena y ni siquiera a la reintroducción de medidas restrictivas para la economía y la vida social (pienso en las escuelas, en los museos, en los cines, en los restaurantes, etc.) una vez que termine el verano.

Permítanme esta comparación. El que no se vacuna de ahora en adelantes es más o menos como el que sigue fumando, tomando alcohol, consumiendo grasas y azúcares y haciendo una vida sedentaria: el problema básicamente es suyo. Una vez que una sociedad logra inmunizar a alrededor del 70 por ciento de la población, el virus deja de ser una amenaza para los otros y solo lo es para el que no tiene la inmunidad necesaria… simplemente porque no desea vacunarse.

Claro que en esta pandemia no está dicha la última palabra. Lo preocupante, lo realmente preocupante para Europa de ahora más debería ser la vacunación a escala global. Creo que no es necesario aclarar por qué: si el virus continúa difundiéndose y mutando en el resto del globo, es probable que surjan variables que cambien completamente las reglas de juego que barajamos hasta ahora. Incluso cuando la motivación sea exclusivamente egoísta, las naciones más ricas deberían concentrarse en la campaña mundial de vacunación.

Publicado en Atenas, Grecia, Historia, Uncategorized, Viajes | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Límites de la justificación ética del confinamiento

Como se imaginarán, Boris Johnson no es santo de mi devoción. Sin embargo, mientras ayer escuchaba sus anuncios, me quedé pensando si quizá esta vez no tendría razón. Me explico.

Hace unos dos meses atrás, yo y tantos otros veíamos al Reino Unido como un ejemplo a imitar: allí habían empezado sin demoras con la campaña de vacunación y no se habían enredado en las dificultades que complicaron las cosas acá en Europa. Así, mientras que nosotros estábamos aún reponiéndonos de los efectos devastadores de la cuarta ola, los británicos volvían a la ansiada normalidad: reabrían los negocios, los museos, las oficinas. ¡Qué envidia nos daba!

La interpretación –por cierto válida, tanto entonces como ahora– que yo y tantos otros hacíamos era más o menos esta: “No hay vuelta de hoja, casos como el del Reino Unido y el de Israel muestran a las claras que la salida de la pandemia está en realizar una campaña de vacunación rápida, amplia y bien orquestada”.

Unas semanas después, a medida que el cielo europeo iba mostrando los primeros rayos de un sol acogedor, empezaban a aparecer las primeras nubes sobre el horizonte británico: los efectos positivos de la vacunación en Europa sumados a los del confinamiento, y a pesar de los reveses iniciales, empezaban a dar sus frutos, al tiempo que las noticias que llegaban del oeste del Canal de la Mancha no eran tan buenas. ¿Qué pasaba? Básicamente, dos cosas.

En primer lugar, era cierto que el gobierno de Johnson había vacunado a un número impresionante de personas en solo poco tiempo, pero no lo habían hecho con las dos dosis. Con vistas a pinchar a todos, se prefirió usar los recursos para cubrir a la mayoría de la población con la primera dosis, dejando la segunda para más tarde, total, ¿quién sabe?

Esta estrategia, que en un primer momento dio buenos resultados (no podemos negarlo: los británicos pasaron a tener muy pocos muertos en tiempo récord), pronto empezó a mostrar sus falencias. La razón saltaba a la vista: la vacuna que mayormente se ha utilizado en las islas, la de AstraZeneca, alcanzaba la eficacia de arriba del 90 % solo cuando se aplicaban las dos dosis.

Ya entonces los epidemiólogos británicos advertían sobre el riesgo de dejar las cosas a mitad del camino: no vacunar a una población es algo reprobable, pero vacunarla a medias también lo es, porque si el virus llega a mutar puede adquirir una estructura que luego burle las defensas adquiridas gracias a la inoculación obtenida con tanto sudor. Y con esto paso directamente al segundo punto de los dos que señalaba.

Por suerte, no hubo una nueva variante surgida en el Reino Unido (después de la variante alfa ya no era necesaria otra variante inglesa). Sin embargo, la variante delta, la surgida en la India, la antigua colonia británica, se infiltró primero y se diseminó luego con un éxito rotundo por todas las islas británicas. Tan exitosa fue esta evolución, que delta en poco tiempo desplazó casi por completo a alfa.

De esta manera, a mediados de junio se encendía la luz amarilla en el Reino Unido: ¿cómo hacer ahora para acelerar y completar la vacunación de toda la población? ¿Va a ser necesario dar marcha atrás y reintroducir las medidas restrictivas? ¿No sería aconsejable incluso volver a alguna forma de confinamiento, del famoso “lockdown”, aunque sea por un par de semanas? Consulta va, consulta viene, y mientras tanto mirar bien de cerca qué pasa en otros lados, en los Estados Unidos, en la Unión Europea, en Israel.

¿Se acuerdan de la célebre frase de Jair Bolsonaro, pronunciada el 24 de marzo de 2020 desde el Palacio del Planalto, en la que comparaba el covid con una “gripezinha“? Bueno, hoy Brasil llora más de 530.000 muertos. Por supuesto que Boris Johnson no iba a permitirse ayer una metida de pata semejante, pero sí se arriesgó a comparar al covid con una gripe. ¡Atención!, no quiso decir “gripecita”, sino, como lo diríamos en el Río de la Plata, con “una flor de gripe”. Y, además, no lo dijo como su par brasilero a inicios de la pandemia, sino cuando el Reino Unido está viendo la luz al final del túnel.

Por eso, se los confieso, lo tomé en serio. ¿Y si esta vez Johnson tiene razón? Veamos. Por lo que sé, muchos epidemiólogos sostienen que el coronavirus o, para hablar con más precisión, este tipo de coronavirus, el SARS-CoV-2, no se va a borrar olímpicamente de la faz de la Tierra en los próximos meses o años. Es probable que el virus aprenda a convivir con nosotros y nosotros con el virus por años o, incluso, por siglos. Biológicamente hablando, tal cosa no sería nada nuevo. Sabemos, por ejemplo, que hay cuatro tipos de coronavirus, los que nos causan los resfríos cada invierno, que se han vuelto endémicos. Así que este es un escenario futuro imaginable para el SARS-CoV-2.

En lo personal, les cuento que yo ya me hice a la idea de que, de acá en adelante, probablemente hasta que me muera, año tras año voy a tener que ponerme la vacuna contra la gripe y, por qué no, la vacuna contra el covid. Así como los virus que nos causan cada año las molestas enfermedades del otoño y el invierno (el resfrío, la gripe) se han vuelto endémicos, lo mismo podría suceder con este nuevo virus, el SARS-CoV-2.

Ahora bien, como no soy biólogo ni epidemiólogo, quiero proceder del modo más cauto posible, porque sé que hay especialistas que afirman que el SARS-CoV-2, debido a su conformación, no tiene muchas chances de volverse endémico. Para esos científicos, mientras que la humanidad va a seguir en pie, al menos durante el siglo XXI, el nuevo coronavirus, después de hacer todos los estragos posibles, va a desaparecer para siempre. Hecha esta aclaración, paso al último punto.

Supongamos que Boris Johnson tiene razón, esto es, supongamos que podemos establecer lo siguiente: si una población como la británica, o como la griega, o como la española (recuerden que estamos razonando a julio de 2021), esto es, si una población cuenta con más del cincuenta por ciento de su gente vacunada con al menos una dosis, entonces, aunque no haya derrotado al virus, sí ha hecho que su letalidad haya disminuido de tal manera que de allí en adelante sea comparable con la de la gripe… al menos, para aquellos que se han inoculado con una dosis.

Porque, digámoslo sin rodeos, lo que vemos hasta ahora (insisto, hasta el 9 julio de 2021) es que en el Reino Unido, en Grecia, en España, el virus bajo la forma de la variante delta se ha vuelto a diseminar y con mucha energía. El número de contagios en estas tres sociedades (y bien podríamos incluir a otras) aumenta día a día… pero no aumenta, y esto es lo importante, el número de personas que terminan en terapia intensiva y mueren.

¿Adónde quiero llegar con todo esto? A que yo no estoy dispuesto a pagar el costo de un nuevo confinamiento. Perdón por ser tan sincero. Yo fui “a good boy” y acepté del mejor modo posible todo el paquete de restricciones surgidas de la primera ola y luego de las segunda y tercera olas (que vino la una encima de la otra). Cumplí con todo lo que había que cumplir y sufrí estoicamente. No quiero ningún premio, pero sí quiero resaltar que todo ello significó para mí, y de manera muy palmaria, dificultades y reveces no solamente físicos y psicológicos, sino también profesionales y económicos. Sigo con la lista de mis méritos: cuando me llegó el turno de ponerme la vacuna, acudí sin demoras y me puse las dos dosis en el plazo establecido. ¿Qué más tengo que agregar? Ah, sí, que he seguido cuidándome, eso ya lo incorporé a la vida cotidiana: desinfectarse las manos regularmente, mantener el distanciamiento, usar mascarilla.

Concluyo: yo hice mi parte, yo cumplí con mi “fair share” y espero que aquí en Grecia todos hagan lo que deben hacer, en particular ahora: ponerse la vacuna y seguir cuidándose. No cuesta nada (la vacuna acá como en los demás países sigue siendo gratuita y las mascarillas de tela se pueden lavar y reutilizar, como los calzoncillos o las medias). Ahora, si el gobierno griego en setiembre quiere volver a introducir medidas de confinamiento porque ya empezó a dibujarse la cuarta ola, hoy creo que, haciéndome eco de Boris Johnson, voy a ser uno de los primeros en poner el grito en el cielo. Por todo lo que sabemos, la variante delta no va a matar a los que se vacunaron (si yo me llegara a contagiar, lo más probable es que, en el peor de los casos, desarrolle un estado parecido al gripal). En cambio, si alguien no se vacunó y se contagia, es probable que ese sí termine en el hospital y, semanas más tarde, en el cementerio. Pero un gobierno no puede condicionar la vida de la población porque un sector se niega a ponerse la vacuna y para colmo se niega por motivos descabellados. Lo repito una vez más: en Grecia hay vacunas y de sobra. Uno puede elegir la que quiere ponerse y el día y la hora que le quede cómodo. No cuesta un centavo. Así que si alguien no se pone la vacuna es realmente porque no quiere (incluso ya hay servicios que van a las casas a vacunar a los enfermos postrados en la cama, que obviamente no pueden ser trasladados a un centro de vacunación).

Como liberal que soy, respeto a todos los “no-vaxxers”, pero su negativa no puede condicionar de ahora en más mi futuro y el futuro de mis seres queridos. ¿No quieren vacunarse porque en la vacuna se esconde el diablo o se condensa lo peor del capitalismo? Que no se vacunen, nadie los obliga. Pero yo no quiero volver a encerrarme en mi casa por meses para que no terminen intubados en un hospital público, que aparte mantengo con los impuestos que pago. Todos somos libres de pensar lo que se nos cante, pero esa libertad va acoplada con la responsabilidad.

Publicado en Ética aplicada, bioética, Filosofía de la medicina, Filosofía del derecho, Grecia | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario