Kafka

Lo que más fascina de Kafka no son tal vez sus historias, sino el mundo fantástico donde se desarrollan.
Un mundo sin un punto firme de apoyo, sin certezas. Todo lo que se sabe puede ser falso, y todo lo que se tiene por falso o improbable puede ser verdadero.
Un mundo que es todo él un laberinto sin salidas; no hay nada más allá del laberinto porque no hay nada más allá del mundo. (Pero eso nadie lo sabe, por ello todos se afanan inútilmente en buscar una salida.)
Un laberinto de corredores angostos y asfixiantes.
Un mundo sin amistad ni amor, poblado de seres movidos por su interés propio o por sus fobias.
Un mundo regido por leyes siniestras e incognoscibles.
Un mundo donde lo absurdo no es ni sorprendente ni inusual.
Un mundo complejo construido con el lenguaje más claro.
Pesadillas hechas de las obsesiones, los temores y las angustias burgueses.
Espejo que refleja, aumentando y deformando aún más, todo lo vil de nuestro mundo.

Acerca de Marcos G. Breuer

I'm a philosopher based in Athens, Greece.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s